Declaración de principios

4 Sep 2018 |

Comprar inmuebles para destinarlos al alquiler encaja muy bien con el ahorrador español. Por eso y por la situación del mercado inmobiliario, decidimos crear Vitruvio Socimi. A continuación, se detallan brevemente los aspectos más diferenciales de Vitruvio.

  1. Estrategia conservadora

La filosofía de Vitruvio es conservadora. En realidad, reproducimos la forma de gestionar del inversor patrimonialista tradicional:

  • Comprar inmuebles bien ubicados (tanto vivienda, como locales u oficinas).
  • Destinarlos a alquiler, con una visión de largo plazo (no especulativa).
  • Rehabilitar aquellos activos que puedan generar más alquileres al reformarlos.
  • Usar poca deuda, limitándola de forma muy estricta.
  1. Ubicación

Y por eso dirigimos nuestra atención a la almendra central de Madrid y a las principales capitales de provincia, diversificando entre edificios residenciales, locales comerciales y oficinas. Adquirimos inmuebles que ya generan alquileres y que pueden mejorar con la gestión adecuada, pero también incorporamos activos infrautilizados que necesitan una profunda remodelación. De esta manera, creamos valor para nuestros accionistas.

  1. Largo plazo

Nuestra visión es de largo plazo. Vitruvio no se constituye con el objetivo de desinvertir en pocos años, sino con la intención de mantener en cartera los inmuebles y repartir periódicamente a sus accionistas los dividendos procedentes de los alquileres. Vitruvio reúne a accionistas que desean tener un dividendo periódico, recurrente y muy estable. Ahorradores que quieren disfrutar de la seguridad de invertir su dinero en activos que conocen y que se gestionan de forma profesional. Vitruvio tiene como parte esencial de su filosofía evitar la especulación.

  1. Tamaño

Un tamaño elevado permite una mayor eficiencia en los costes de gestión, un mejor servicio a los inquilinos, permite ser un referente en el mercado al que le resulta más sencillo encontrar inquilinos para sus inmuebles. Y al que le resulta más fácil llegar a conocer las oportunidades de inversión, tan esquivas en un mercado opaco como el inmobiliario.

  1. Bajo endeudamiento

Una de las formas más sencillas de destruir un buen patrimonio inmobiliario es la utilización de deuda en exceso. El crecimiento económico es cíclico. Cuando llega una recesión, y siempre llegan, un nivel reducido de deuda y un patrimonio amplio y diversificado en alquiler permitirá sortear los malos tiempos sin agobios, ni riesgos excesivos. Pero lo que es más importante, atravesar bien esas malas épocas dejará a Vitruvio en una posición de salida privilegiada para la siguiente fase de crecimiento.

  1. Alta ocupación

Otro de los elementos clave de la filosofía de Vitruvio es la forma de gestionar la ocupación. En nuestra opinión, no tiene sentido aguantar un mes o dos el inmueble vacío con la esperanza de cerrar un alquiler más alto. Recuperar lo que se ha dejado de ingresar es casi imposible. El problema de un inmueble desocupado no es solo que no genere rentas, sino que genera unos gastos elevados (comunidad, IBI, seguros, reparaciones…). En realidad, toda nuestra política a la hora de negociar alquileres se resume con el famoso refrán: más vale pájaro en mano que ciento volando.

  1. Transparencia

La transparencia es otra de las premisas fundamentales de Vitruvio. Es imprescindible hacer un gran esfuerzo para que nuestros accionistas tengan mucha información de los inmuebles en cartera. Y para que conozcan cómo se está gestionando la sociedad en cada momento. El informe trimestral, la propia web y la accesibilidad del equipo gestor son elementos clave para conseguirlo.

0 comentarios



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies



ACEPTAR
Aviso de cookies